Blog

30 nov2016

El por qué y el cómo de la victoria de Donald Trump

En estos últimos días hemos podido presenciar un cambio histórico en las capas más altas de la gobernabilidad estadounidense: después de 8 años de gobierno protagonizados por un premio nobel de la paz, una reconciliación con la vecina Cuba y el fin de la guerra de Irak, el gobierno de Barack Obama llega a su fin. El demócrata tiene que ceder el puesto a un sustituto no menos que peculiar: el magnate inmobiliario Donald Trump.

Desde el anuncio de su candidatura para ser presidente de los EEUU hasta el día de las elecciones, su carrera hasta la Casa Blanca ha estado cargada de polémicas, comentarios racistas, sexistas e insultos por doquier, sobre todo hacia su rival la demócrata Hillary Clinton. Por todo ello, la victoria del representante republicano en las urnas el pasado 8 de noviembre ha sorprendido (e incluso atemorizado) no solo a la población estadounidense, sino también al resto del mundo.

Según las encuestas, los estados bisagra se decantarían por la candidata Hillary Clinton, ya que Trump no ayudaba a su campaña con los escándalos que salían día sí y día también. Pero nos llevamos una gran sorpresa cuando esto no fue como se esperaba. ¿Y por qué fue así?

Para empezar, lo importante es saber cómo funciona el sistema electoral en EEUU, porque dista del que hay en nuestro país. Lo más significativo en este sistema es que quien gana en cada estado, recibe la totalidad de los votos, como hemos podido comprobar en los llamados “swing states” o “estados bisagra”, ya que en ellos la diferencia de votos entre un candidato y el otro es muy pequeña, y quien se lleva los votos totales suele ser por muy poca diferencia. Algunos de los ejemplos de este tipo de estados son Florida, Arizona, Pennsylvania, Colorado y Nevada, siendo los tres primeros ganados por el republicano Trump, y los dos últimos por la demócrata Clinton. Estos estados reciben este nombre porque cada año puede ganar un candidato diferente ya que la ideología política de dicho estado no es fija, sino que varía dependiendo del candidato, o de factores externos a las elecciones. En el caso de las elecciones de 2012 donde ganó Barack Obama, estados como Florida, Pennsylvania, Ohio y Iowa se decantaron por el candidato demócrata, mientras que en estas últimas elecciones los votos electorales fueron a parar al magnate inmobiliario.

Fuente: El País, http://elpais.com/especiales/2016/elecciones-eeuu/mapa-electoral/

Como se puede ver en los mapas de las dos ultimas elecciones, algunos estados bisagra han sufrido un cambio en cuanto a quien sale electo de cada estado. Una explicación a estos cambios podría ser la implicación y la importancia que Trump le ha dado a los habitantes de las zonas rurales presentes en el llamado Rust Belt (cinturón de óxido) implementando en sus políticas las peticiones de los habitantes de estos sectores, como son las descentralización, la regulación de la inmigración en el país, entre muchas otras. Por ello, el perfil al que se dirigía el republicano presenta las siguientes características: hombre blanco, de unos 45 años, residente del rust belt, con un nivel educativo bajo y protestante

 

Para saber de una manera mas explícita el por qué de este cambio, debemos indagar en las características socio-demográficas de estos, para así llegar a una conclusión de por qué han decidido este año a un candidato en vez de a otro.

Los datos más importantes de los votantes de cada candidato se pueden resumir en los siguientes puntos:

  • SEXO

Como primer dato sobre los votantes de estas elecciones, el 54% de las mujeres se decantaron por la representante demócrata, mientras que el 53% de los hombres prefirieron a Trump. Se podría decir que estos resultados son obvios después de todos los escándalos que han salido en los medios de comunicación sobre los comentarios de Donald Trump hacia las mujeres, afirmando en ciertas ocasiones por ejemplo, que al ser un famoso podría hacer con las mujeres lo que quisiera, e incluso llegó a humillar a una ex Miss Universo refiriéndose a ella como “Miss Piggy” (Miss Cerdita) y “Miss Housekeeping” (Miss Ama de casa).

  • EDAD

En cuanto a la edad, que es un factor bastante representativo, desde los 18 hasta los 39 los estadounidenses prefieren a Hillary Clinton, al contrario que los mayores de 40 que se inclinan por Trump. A pesar de que Clinton no tenía a los millennials de su parte, consiguió en su discurso ofrecido en Durham, New Hampshire aumentar el número de votantes jóvenes, incluyendo en su programa electoral un plan para reducir la deuda estudiantil. Por el contrario, Trump recibió gran parte de los votos de lo mayores de 40 años, como por ejemplo en el estado de Florida, donde ganó los votos gracias al respaldo de gran parte de los jubilados que residen allí.

  • ETNIA

En cuanto a la etnia o raza de los votantes, de acuerdo a las medidas que Trump anunció en sus mítines era de esperar que recibiera la mayoría de sus votos desde la población caucásica, mientras que Clinton se respaldó con el 74% de los no-blancos del país. Aun así, no fueron suficientes estos datos para la victoria de la demócrata, ya que los no-blancos solo representan el 29% de la población total de los ciudadanos estadounidenses, mientras que el 71% sí lo son. Por ello, Trump prefirió centrar sus fuerzas en el sector blanco americano para así asegurarse su victoria en esa comunidad. Todo indica que las medidas que prometía cumplir Trump si llegaba al gobierno como la expulsión de los musulmanes y la construcción de un muro que separara México con EEUU han provocado que el voto de esta minoría vaya a parar a la candidata demócrata.

  Clinton Trump Otros
Blanco 37% 57% 6%
No Blanco 74% 21% 5%

Fuente: elaboración propia con datos de CNN Politics. Disponible aquí: http://edition.cnn.com/election/results/exit-polls

 

  • EDUCACION

El nivel educativo de los votantes está bastante dividido según a que partido político han votado: Clinton se lleva los mejores formados, un ejemplo es el 58% de los que poseen un postgrado, que tienen mayor simpatía por la demócrata que por Trump. Por ello, los menos formados y los que no han llegado a terminar la universidad prefieren al republicano, con un 51% de los votos.

  • RELIGION

En EEUU existe una gran diversidad religiosa que al parecer está bastante segmentada según la ideología política. Según los resultados, el 56% de los mormones, el 59% de los protestantes, y el 50% de los católicos votaron por Donald Trump, dejando a judíos y creyentes de otras religiones favorables a Hillary Clinton (el 71% y el 58% respectivamente). Los católicos, aunque presentan porcentajes igualados, los votantes de Trump superan a los de Clinton en tan solo 4 puntos porcentuales.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: elaboración propia con datos de CNN Politics. Disponible aquí: http://edition.cnn.com/election/results/exit-polls

 

 

Por todos estos datos, el perfil de los votantes están claramente diferenciado según el candidato al que votan, por ello y a modo de resumen, los votantes quedan divididos de esta manera:

Votante republicano: hombre blanco de 45 años, protestante y con un nivel educativo bajo.

Votante demócrata: mujer de entre 18 y 29 años, con nivele educativo de postgrado y de religión no cristiana.  

Añadir comentario
Comentarios
Introduzca su nombre
Introduzca un email válido
* Campo requerido
No hay ningún comentario