Blog

5 abr2018

Nuevas Presidencias en Chile y Costa Rica.

En Chile, el pasado domingo 11 de marzo, Sebastián Piñera asumió la presidencia. Se trata de un empresario, que es candidato de la coalición de centro-derecha “Chile Vamos” y conocido por su mandato durante 2010-2014. Con el 99,62% de los votos contados, Piñera tenía 54,57% por 45,43% de su rival, el senador, periodista y sociólogo de profesión Alejandro Guillier.

El representante de la coalición Chile Vamos aventajó por más de nueve puntos al abanderado del oficialismo y se convirtió en el mandatario más votado en Chile desde la elección de 1993, que ganó el democristiano Eduardo Frei Ruiz-Tagle (1994-2000). De este modo, Piñera, que ya gobernó el país, será el presidente de Chile en el período 2018-2022, sucediendo por segunda vez a Michelle Bachelet.

Durante el mes de noviembre, ocho candidatos aspiraban a la presidencia de Chile en las futuras elecciones. Según las últimas encuestas, el magnate Sebastián Piñera era el gran favorito para imponerse en el primera vuelta. Piñera gobernó el país entre 2010 y 2014 y abandonó el Palacio de la Moneda con un bajo índice de popularidad, debido a las protestas estudiantiles en favor de la educación pública y gratuita. El desencanto de muchos chilenos con Nueva Mayoría, que es la coalición de centro izquierda que favoreció la vuelta al Gobierno de Michelle Bachelet, situó a Piñera, a las puertas otra vez de la presidencia. Según el Centro de Estudios Públicos (CEP), que se caracteriza por su precisión a la hora de medir el estado de ánimo de la sociedad, Vamos Chile, la fuerza de derecha que respalda a Piñera, alcanzaría un 34,5 % de los votos, lo que le obligaría a ir a una segunda vuelta, aunque la posibilidades de impornerse también en esa ocasión son enormes. De ser necesaria, la segunda vuelta. Una de las razones que explicaban la ventaja de Vamos Chile tiene que ver con el grado de dispersión de las agrupaciones que formaban parte de Nueva Mayoría o estaban a su izquierda. La más favorecida, por las encuestas fue Fuerza de Mayoría, del senador Alejandro Guillier, con un 15,4 % de intención de voto. Le seguía  Beatriz Sánchez, del Frente Amplio, con un 8,5 %, Marco Enríquez-Ominami, del Partido Progresista, con un 6,1% y  Carolina Goic, de Democracia Cristiana, que se quedaba con un 3%.  Los otros cuatro competidores eran apenas testimoniales para las encuestas.

Por otro lado, el panorama político de Chile ha cambiado radicalmente con la reforma electoral que ha propiciado el final del sistema binominal y la conformación de un Parlamento más plural, donde Piñera aspira lograr grandes consensos que le permitan ejercer su gobierno.

De otro lado, en este contexto temporal, cabe mencionar, las legislativas de Colombia, donde el Partidos Liberal y el movimiento Centro Democrático(fundado por Uribe) fueron los grandes protagonistas para la Cámara de Representantes, obteniendo 35 y 32 escaños, respectivamente. No obstante, en El Senado, fue distinto. Mientras que el Centro Democrático obtuvo 19 curules, el Cambio Radical logró 16 curules.

Con respecto a las elecciones en Costa Rica del pasado 1 de abril, Carlos Alvarado se constituyó como el nuevo Presidente.

Las elecciones de Costa Rica se caracterizaron por una campaña donde la religión y la abstención han marcado el panorama político; así como el triunfo parcial del líder evangélico Fabricio Alvarado Muñoz. Casi todas las encuestas daban como ganador del balotaje a este cantante y predicador religioso, cuya popularidad creció por oponerse fuertemente al matrimonio homosexual y defender los valores cristianos. Por eso, cuando se cerraron las mesas de votación y se conoció el nombre del próximo presidente de Costa Rica, el resultado fue sorprendente.

Con una votación del 60,66% Carlos Alvarado Quesada, Ministro de trabajo y candidato del oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC), ocupará la más alta magistratura costarricense hasta 2022. En una primera vuelta, obtuvo cerca del 20% y casi 10 puntos por debajo de Alvarado Muñoz, lo que apenas permitía prever su triunfo electoral.

De hecho, solo uno de los diversos sondeos que se hicieron durante las últimas semanas, dieron como ganador a Carlos Alvarado. Mientras otra hablaba de empate técnico, la mayoría apuntaban un triunfo para Fabricio Alvarado. El Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) y otras siete encuestas realizadas por empresas consultoras, dejaban en un lejano segundo lugar al candidato oficialista.

Este no fue su único desacierto. Sus vaticinios también anunciaron un índice de participación incluso menor al de la primera vuelta. El resultado fue el contrario. En este segundo y definitiva vuelta, más costarricenses salieron a votar y la cifra de abstención disminuyó de un 37 a un 33 por ciento.

Pero esta gran diferencia entre lo que reflejaron las encuestas y el desenlace final no explica en su totalidad este resultado. Por el contrario, aunque sí pone en cuestión su metodología y los intereses políticos que se mueven detrás de estos mecanismos de sondeo, lo cierto es que en el panorama político de Costa Rica otros factores entraron en juego para definir el triunfo de Alvarado Quesada, pero sobre todo la contundente derrota de Alvarado Muñoz.

Bibliografía

http://www.semana.com/mundo/articulo/elecciones-en-costa-rica-el-sorprendente-triunfo-de-carlos-alvarado/562337

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-43614330

http://www.elcorreogallego.es/panorama/ecg/carlos-alvarado-gana-elecciones-presidenciales-costa-rica/idEdicion-2018-04-02/idNoticia-1107939/

http://www.lavanguardia.com/internacional/20171217/433728671498/sebastian-pinera-gana-elecciones-chile.html

https://www.youtube.com/watch?v=Iyqj0uv979o

 

Añadir comentario
Comentarios
Introduzca su nombre
Introduzca un email válido
* Campo requerido
No hay ningún comentario